LOS BROTES VERDES DE LA GUERRA COMERCIAL

LOS BROTES VERDES DE LA GUERRA COMERCIAL

Por Miriam Sánchez

Ante una guerra comercial que parecía no tener fin, parece ser que después de meses y meses de constantes disputas finalmente las dos grandes potencias mundiales podrían estar empezando a acercar posiciones, en esta ocasión de manera más formal, y así lo han ido mostrando las constantes noticias que han ido apareciendo. La última de ellas muestra una clara declaración de intenciones: Estados Unidos y China estarían dispuestos a retirar los aranceles por fases.

Se trata de un acuerdo preliminar después de continuas negociaciones entre ambas partes. Dicho anuncio fue llevado a cabo el pasado jueves por el Ministerio de Comercio de Pekín y la Administración de Estados Unidos, aunque precisando por encima de todo de que aun no hay una decisión en firme. El buen entendimiento entre ambas partes nos hace ver que, de seguir todo en la misma línea, la posibilidad de un acuerdo es cada vez más real y cercana, hasta el punto de comprometerse incluso a eliminar los aranceles por fases según dichas negociaciones vayan progresando, aunque aún debe precisarse el avance de dicha anulación progresiva de los mismos. Lo que sí tienen claro es que dicha cancelación debe ser llevada cabo de manera proporcional por ambos.

Consecuencias del acuerdo comercial

Por suerte para la economía global, el acercamiento entre ambas partes ayudará a reducir la incertidumbre sobre su crecimiento en un momento en que la desaceleración económica estaba poniendo en fuertes aprietos a muchos mercados. Por supuesto, compañías como Apple, Nvidia, Boeing o Micron saldrán fuertemente beneficiadas al tener un negocio muy dependiente de China, algo que estimulará claramente a los mercados.

Sin embargo, no debemos confiarnos ya que aun hay mucho por detallar y todavía existen diferencias a la hora de afrontar dichas negociaciones. Después de que se produjese la cancelación de la APEC, uno de los temas centrales en este momento pasa por buscar un nuevo lugar de reunión para firmar el acuerdo. Una tregua está claro que favorecería a ambos países: Washington tendrá elecciones dentro de 12 meses, afrontando Trump además un proceso por juicio político, y China por su parte está viéndose claramente afectada al ver cómo su economía se va desacelerando por momentos.

Prueba de ello ha sido el cambio de actitud de Donald Trump quien, casi de manera repentina, no para de mostrar su fuerte optimismo sobre la posibilidad de llegar a alcanzar un acuerdo con el país asiático en la mayor brevedad posible, algo que beneficiará claramente a las expectativas del mercado. El Fondo Monetario Internacional ha anunciado también que un acuerdo favorable entre ambas potencias mundiales podría lograr mejorar las expectativas económicas que maneja dicha institución.

Condiciones impuestas por ambas potencias mundiales

Sin embargo, en todo este contexto empiezan también a surgir noticias que piden una intervención de Estados Unidos en Hong Kong, por ejemplo, o las exigencias de China hacia el país americano pidiendo que abandone las sanciones contra Irán ya que consideran que de esta manera se logrará volver a la forma original para resolver el problema. Hacen hincapié a la hora de afirmar que las fuertes tensiones que se están llevando a cabo son como consecuencia de este tipo de medidas adoptadas.

Por otra parte, en lo que al comportamiento de los mercados financieros se refiere, Wall Street ya ha empezado a anotar máximos históricos gracias a este acercamiento de las principales potencias mundiales, algo que seguiría extendiéndose de seguir esta situación por el mismo camino.

Análisis de los activos financieros: el oro y el par USDJPY

Hoy es momento de analizar dos mercados de gran importancia: el par USDJPY y el oro, que tan afectados se están viendo en los avances de las negociaciones comerciales. Por su parte, de manera breve,  debo destacar el nuevo cambio de tendencia del oro antes las positivas expectativas del crecimiento del mercado, el cual ha comenzado a marcar mínimos más bajos y se ha vuelto a imponer en ventas. En este preciso instante observamos que el gráfico, más a largo plazo, parece comenzar a marcar un canal bajista cada vez más claro que nos sigue proyectando nuevas caídas a la espera de observar la evolución del posible acuerdo comercial entre Estados Unidos y China. Ya sabemos que este activo está muy relacionado con el riesgo, y por lo tanto las expectativas de acuerdo no harán otra cosa que disminuir el valor del activo, mientras que un no acuerdo o nuevos conflictos lo harán subir más.

Por otro lado, el par USDJPY es un gráfico muy interesante que funciona al contrario que el oro en lo que a las expectativas de acuerdo comerciales se refiere. Un posible acuerdo generará subidas, y un no acuerdo podría generar ciertas reversiones bajistas. Analizando este gráfico más en detalle, observamos que el hombro cabeza hombro invertido de D1 sigue mostrando su potencial alcista, algo que nos está permitiendo operar en compra en dicho sentido hasta un objetivo potencial que incluso podría alcanzar los 111,5.

Sin embargo, a mitad de camino y muy cerca de donde el gráfico se encuentra en este preciso momento tenemos una tendencia bajista de gran importancia, por lo que deberemos fijar un objetivo más seguro en esta posición, en torno a la cifra de 109,75, para posteriormente observar posibles nuevos comportamientos del mercado, ya que cabe la posibilidad de que el gráfico rompa y siga subiendo, planteando el objetivo nombrado al principio aunque con una gestión del riesgo más conservadora dado que se trata de zonas más complicadas en las que el mercado podría darse la vuelta en cualquier momento, y sobre todo si se produce algún tipo de novedad en torno a la guerra comercial que pueda dar un vuelco total en el mercado.

Por otra parte, cabe la posibilidad de que, una vez alcanzada la tendencia de la que hablo, el gráfico de manera circunstancial no tenga fuerzas para seguir subiendo y necesite buscar algún punto de apoyo, el cual podría encontrar en la tendencia alcista que aparece trazada en el gráfico. De esta manera, las ventas en contra de tendencia y en forma de retroceso serán nuestras grandes aliadas, pensando que el mercado podría retroceder para buscar un punto de apoyo que le permita coger impulso alcista y continuar con su tendencia y con el intento por cumplir el objetivo de la figura chartista.