QUIERO OPERAR EN CUENTA REAL… ¿Y AHORA QUÉ?

Mucha gente se mete en el mundo del trading por curiosidad, atraídos por la idea de iniciar una nueva vida, una vida más autónoma y libre que nos guíe hacia una cierta seguridad financiera en nuestro futuro. Sin embargo, no siempre es fácil. Es cierto que, por encima de todo, si nunca hemos operado en el mundo del trading es aconsejable optar por una operativa a través de una cuenta demo.

La cuenta demo no solo nos dará experiencia, si no que también nos aportará seguridad y nos permitirá operar de una manera más profesional. Siempre es aconsejable que, si tenemos que equivocarnos, cometer errores en nuestra operativa o incluso perder toda la cuenta, lo hagamos con dinero ficticio… os aseguro que dolerá mucho menos. Es mejor equivocarnos todo lo que nos tengamos que equivocar al principio, cometer todos esos errores con una cuenta demo para que luego no nos tengamos que lamentar y sea demasiado tarde…

Sentimientos habituales en trading

No obstante, también es verdad que, independientemente de que llevemos mucho o poco tiempo operando en trading en cuenta demo cuando decidamos abrir una cuenta real nos embaucará un cierto miedo: miedo a perder todo nuestro dinero, miedo a la inseguridad, a no estar a la altura y que nuestro gran sueño se termine convirtiendo en una verdadera pesadilla. Es completamente normal. Os aseguro que probablemente nadie que haya decidido lanzarse a la aventura de operar en cuenta real no haya sentido lo mismo.

El trading es una profesión en la que, por mucho tiempo que llevemos trabajando, nunca debemos perderle el respeto. Ese respeto nos permitirá permanecer alerta y no bajar la guardia, no relajarnos y dar por hecho que lo sabemos todo en el mundo del trading. Si llega el día en que nos consideremos los grandes conocedores de los mercados financieros todo habrá acabado. Un exceso de confianza también nos puede llevar a operar cuando no es el momento adecuado, adelantarnos a las confirmaciones de entrada o incluso no llevar a cabo una gestión de riesgo adecuada con el deseo de ganar grandes cantidades de dinero que no sean acorde a nuestra cuenta. Es algo que, por supuesto, debemos evitar por encima de todo.

Sin embargo, como en todo, los extremos no siempre son buenos. Me refiero a que, por encima de todo, no debemos bajar nunca la guardia en nuestra operativa, pero por nada del mundo debemos vivir constantemente con miedo, ya que ese aspecto coartará mucho

nuestras operativas. Un sentimiento de miedo en el momento de abrir nuestra cuenta real es algo muy lógico, y de hecho hay mucha gente que considera que es mejor abrir una cuenta pequeña para tener menos posibilidades de perder. Nada más alejado de la realidad.

Gestión adecuada del riesgo

Os aseguro que, si no llevamos a cabo una gestión adecuada del riesgo, existe la misma posibilidad de perder una cuenta pequeña que perder una cuenta mayor. No abras una cuenta con una determinada cantidad en función del miedo que tengas por perderla. Para abrir la cuenta que se adecúe a tus necesidades deberás fijarte en otros aspectos. Por ejemplo, nunca abras una cuenta con dinero que necesitas, con dinero del que deberás disponer en un corto-medio plazo. Si necesitas ese dinero tu presión por sacar beneficio aumentará, y eso te llevará a cometer probablemente errores imperdonables en trading. Emplea dinero que tengas ahorrado y del que no necesites disponer por el momento.

Por otro lado, te aconsejo que, dentro de la disponibilidad y posibilidades de cada uno, abras una cuenta pensando en cuánto dinero querrías ganar en cada operación. Un plan de trading adecuado pasa por gestionar adecuadamente el riesgo. Podemos tener la mejor estrategia del mundo, pero si no sabemos gestionar adecuadamente ese riesgo, no tendremos nada que hacer. Por esta razón, cada operación abierta deberá tener prefijado un stop loss adecuado y un lotaje que no nos haga perder una cantidad de capital que no nos podamos permitir en el caso de que se cierre la operación al tocar nuestra limitación de pérdidas. Aconsejo que aprendamos muy bien cómo realizar el cálculo del tamaño óptimo de cada operación para tener una potencial pérdida que sea admisible y que no se exceda en nuestras posibilidades. Si realmente llevamos este cálculo de manera estricta jamás perderemos nuestra cuenta.

 

 

Abrir una cuenta real… ¿Por dónde empezar?

Si decidimos abrir una cuenta real, por lo tanto, esta debe estar en función de los ahorros de los que podamos disponer para la misma y del beneficio que queramos ganar en principio en cada operación. Ni qué decir tiene que las posiciones que abramos deberán tener ratios que sean como mínimo de 1:1 (la cantidad arriesgada deberá ser la misma que nuestros potenciales beneficios), y de ahí en adelante para lograr que los potenciales beneficios sean superiores a las potenciales pérdidas.

Una gestión de riesgo como digo es determinante y os dará la seguridad suficiente como para poder operar en cualquier cuenta, independientemente del montante. Arriesga siempre un porcentaje fijo y nos veas tu operativa desde el punto de vista de las ganancias. Cada vez que abras una operativa, independientemente de que estés muy seguro de que la estás abriendo bien, ábrela pensando cuánto estarías dispuesto a perder en el caso de que te salga mal. Una

vez calculado, llega el momento de calcular las ganancias. No podemos pensar primero en cuánto queremos ganar, no es una operativa profesional y no nos permitirá tener un plan de trading consistente.

Durante nuestra carrera como traders si somos capaces de seguir estas pautas estaremos muy cerca de alcanzar la autonomía financiera. Esta profesión no es fácil, por supuesto, y como ya hemos hablado en otras ocasiones necesitamos tener experiencia. Pero no es eso lo único necesario: operar en los mercados financieros requiere una sólida disciplina, dedicación y paciencia. La impaciencia o el no seguir los pasos y planes preestablecidos no se considera una pauta válida en trading e incluso podrá costarnos la cuenta entera en solo unos pocos minutos o segundos. Si realmente quieres ser trader profesional y hacer esto tu modo de vida o simplemente quieres obtener unos ingresos extras debes ser muy disciplinado, paciente y profesional. Te aseguro que si eres capaz de mantener las emociones que suele llevar a los novatos a cometer errores en trading estarás más cerca del éxito.