ÚLTIMOS PASOS EN LAS NEGOCIACIONES COMERCIALES ESTADOS UNIDOS - CHINA

Mientras continuamos con la larga espera ante las novedades sobre el futuro acuerdo entre Estados Unidos y China, son muchas las inquietudes que se generan alrededor y, como no podía ser de otra manera, los mercados siguen sufriendo las consecuencias a través de fuertes movimientos de volatilidad a cada novedad que sale en la relación entre ambos países, independientemente de que afecte o no a dicho tratado comercial. No obstante, según las últimas novedades, Donald Trump ha declarado que el presidente de China, Xi Jinping, visitará la Casa Blanca muy pronto. De esta manera, se tratará de poner fin a la guerra comercial iniciada ya largo tiempo atrás a través de un posible acuerdo entre las dos grandes potencias mundiales.

Según ha confirmado recientemente la Casa Blanca, el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante de comercio, Robert Lighthizer, tienen programado viajar a Pekín para seguir conversando sobre la disputa comercial que ha desencadenado la imposición de aranceles entre ambas partes. En este preciso momento, Washington y Pekín están haciendo todo lo posible por llegar finalmente a un acuerdo para poner fin a una guerra que ya ha costado una amplia fortuna, nada más y nada menos que miles de millones de dólares, además de interrumpir las cadenas de suministro y sacudir constantemente a los mercados financieros.

Nuevos frentes en las relaciones de ambos países

A la luz de dichos acontecimientos, Trump tiene intención de poner fin a este trato en una reunión que promete ser la definitiva. Sin embargo, mientras nos mantenemos a la expectativa de este encuentro, hemos sido testigos de nuevos conflictos que se han ido generando entre ambas partes. Por un lado, China ha sido amenazada por Estados Unidos con sanciones por comprar petróleo a Irán. El país chino ha mostrado una fuerte oposición al respecto, debido a que la reacción de Estados Unidos tiene origen en su decisión de no renovar la prórroga a la exportación de crudo de Irán. China ha exigido a Estados Unidos que respete sus intereses y que se mantenga al margen a la hora de tomar decisiones perjudiciales a los intereses de China, así como de sus empresas.

Como no podía ser de otra manera, a consecuencia de estas sanciones, las exportaciones petroleras procedentes de Irán han caído en torno a 800.000 barriles diarios, y la moneda nacional, el rial, ha sufrido una fuerte devaluación.

Amplio proyecto chino amenaza a Estados Unidos

Por otro lado, ciertas decisiones por parte de China no están sentando demasiado bien al Gobierno del presidente de los Estados Unidos. Xi está decidido en ampliar un vasto proyecto de infraestructuras, y para ello está tratando de animar a más países para que se unan a este proyecto de infraestructuras de Beijing, algo que choca con los intereses en Norteamérica, quienes temen que podría aumentar la influencia estratégica del gigante asiático. Xi compareció recientemente en una cumbre de líderes de todo el mundo enfocada en el proyecto del Cinturón y Ruta de la Seda. Las expectativas de dicho proyecto son bastante optimistas, algo que choca con los intereses de Estados Unidos, razón por la cual están tratando de desanimar a dichas naciones para que no tomen parte en dicho proyecto.

Sin embargo, China se niega a ceder, y para ello tratan constantemente de convencer a través del convencimiento de que, en contra de lo que dice el país americano, este proyecto aportará grandes ayudas a los países en vías de desarrollo, como la mejora de las comunicaciones y del comercio a través de la creación de carreteras, puertos y otras infraestructuras desde Asia hasta África, pasando por Oriente Medio y Europa. Uno de los problemas más importantes sería la dificultad de alguna de las naciones a la hora de poder devolver los préstamos, avivando así las quejas sobre posibles “trampas de deuda”.

Por otro lado, esta iniciativa podría derivar en corrupción y daños medioambientales, algo que preocupa no solo a Estados Unidos, si no también a países como Rusia, India o Japón, además de la erosión de su influencia. Sin embargo, el gobierno de Xi ya fracasó en varios proyectos el año pasado, una razón más que suficiente en su empeño por lograr que esta iniciativa finalmente prospere. Por ello, uno de sus compromisos más recientes e importantes consiste en mantener los estándares internacionales financieros y medioambientales, entre otros muchos aspectos.

Por el momento, y frente a la oposición estadounidense, ya han sido 115 frente a los 65 países anteriores los que han cerrado acuerdos para respaldar dicha iniciativa, según asegura el gobierno chino. Es por ello que no es de extrañar que una escalada de tensiones comerciales pueda llegar a tener un impacto significativo en la actividad de Estados Unidos. Según ha afirmado el Banco Central Europeo, si Estados Unidos decide subir los aranceles un 10%, su PIB se reduciría y finalmente sería China la gran beneficiada al experimentar un fuerte aumento.

Conclusiones finales

No obstante, está claro que pase lo que pase estos próximos días entre ambas naciones, la rivalidad entre ambas partes nunca cesará, puesto que son fuertes rivales que necesitan imponer su superioridad sobre la otra parte. A raíz de la guerra comercial y de las constantes decisiones sobre cómo ponerle fin, las dos naciones han alcanzado un acuerdo por el cual incluso fijarán oficinas de seguimiento y análisis para valorar el cumplimiento de todos y cada uno de los pactos. La valoración sobre la evolución de las negociaciones ha mejorado en las últimas semanas, ya que están tratando por todos los medios de evitar nuevas escaladas que aumenten dichas tensiones comerciales. Algo muy lógico si tenemos en cuenta que China está atravesando por un período de desaceleración económica, con los problemas sociales que ello conlleva.

Por parte de Washington, Trump necesita crear un entorno de calma económica y financiera si realmente aspira a ser reelegido, y para ello es necesario que se dé un clima favorable de comercio. Aunque la rivalidad entre ambos países no va a desaparecer, es necesario que entendamos que nos encontramos en épocas donde la competencia es un factor que se va acrecentando año tras año, y más si tenemos en cuenta que nos encontramos ante los grandes gigantes económicos del mundo.

La información proporcionada aquí ha sido producida por terceros y no refleja la opinión de AxiTrader. AxiTrader ha reproducido la información sin alteración o verificación y no garantiza que este material sea exacto, actual o completo y no se debe confiar como tal. La información no debe interpretarse como una recomendación, consejo de compra o venta, o una solicitud de oferta de compra o venta de cualquier producto financiero, o para participar en alguna estrategia de trading en particular. Los lectores deben buscar su propio consejo. La reproducción o redistribución de esta información no está permitida.