Introducción al análisis técnico

Operar de manera consistente en trading no es fácil. Para aquellos que entiendan el mundo de las inversiones como un mero juego o apuesta, deben saber que no hay nada más alejado de la realidad. Operar de trading es una profesión más, y como toda profesión requiere una formación adecuada y mucha experiencia y práctica. Nunca pretendas operar en trading de manera rentable si no has recibido una formación adecuada y si no tienes un plan trazado que realmente funcione. Esto es algo que deberían conocer también muchas personas que, oyendo hablar de este mundo, decidieron abrirse una cuenta real con la intención de hacerse ricos al día siguiente. El trading no funciona así, esto no es una lotería, y deberás tener la paciencia y formación suficientes si realmente quieres llegar a obtener el éxito.

Una de las claves más importantes en tu andadura como trader te la dará un correcto conocimiento sobre la lectura de gráficos o, lo que llamamos más técnicamente, un análisis técnico adecuado. Si no sabes leer los precios, no pretendas obtener la consistencia, porque jamás lo lograrás. Aparte de un conocimiento a nivel fundamental de la economía y política del país en cuestión, por supuesto. Pero hablemos sobre el análisis técnico, algo que concierne especialmente a este artículo.

Cuando se habla de análisis técnico es probable que os vengan cientos de dudas a la cabeza, es normal. Y es que es un mundo tan amplio que es preciso priorizar y saber qué es lo que realmente funciona y qué no.  Os doy mi opinión como trader profesional: si en este momento estáis pensando en los indicadores, os aconsejaré que si queréis obtener una operativa consistente y dedicaros a este mundo de manera profesional jamás los empleéis. Lo que realmente hace a un trader ser consistente es realizar un análisis propio, sin necesidad de algoritmos dispuestos a darnos la “fórmula mágica” para ganar dinero. Es decir, no debemos depender de un factor externo que no nos asegura rentabilidad en nuestras operativas y que además no nos permite conocer las razones de nuestra entrada en cada operación.

La importancia de los soportes y las resistencias

Sin embargo, hay determinadas lecturas del mercado que nos ayudarán a sacar la máxima rentabilidad y obtener operativas con beneficio en su mayoría, y no es otro que la acción del precio. Cuando se hace referencia a la acción del precio, es cierto que hay múltiples variaciones, aunque uno de los pilares fundamentales siempre va a ser los soportes y las resistencias. Estos nos darán la mayor guía cuando estemos leyendo y operando gráficos. Son niveles de techos y suelos con memoria en los que el mercado, desde sus comienzos hasta la actualidad, va a encontrar niveles de rebote y ruptura, permitiendo de esta manera no solo determinar entradas en los mercados, si no que también nos permitirán guiar en mayor profundidad acerca de dónde deberemos colocar nuestros niveles de stop los y take proffit.

 

 

De esta manera, si sabemos colocarlos adecuadamente, según las temporalidades correctas y delimitar las No Fly Zone pertinentes, tendremos gran parte del trabajo hecho. Siempre se dice que la primera aproximación al gráfico es la más difícil, y es algo totalmente cierto. Cuando entramos en contacto por primera vez con el gráfico necesitamos comprenderlo a la perfección, al mismo tiempo que debemos determinar con la mayor exactitud posible cuáles serán esos niveles determinantes. Una vez realizada la primera toma de contacto y realizado un estudio en profundidad del mismo, lo tendremos todo mucho más fácil. Ni que decir tiene que estos niveles de soportes y resistencias incluyen también los tipos de tendencia. Nunca podremos leer correctamente un gráfico si no sabemos determinar qué tipo de tendencia presenta: bajista, alcista o lateral.

Como habrás leído en ocasiones, lo más recomendable es siempre operar en favor de tendencia, pero eso no significa que no podamos operar en contra. Operaremos en contra de tendencia siempre y cuando así podamos determinarlo previa lectura de los gráficos y siendo conscientes de que operamos en forma de retroceso, lo cual tiene un significado muy claro: operar en contra de la tendencia conlleva riesgos más que evidentes, por lo que deberemos llevarlas a cabo siempre y cuando realicemos una gestión más conservadora del riesgo, mediante un ajuste constante y adecuado del nivel de stop loss para que así, en caso de movimiento a favor del gráfico, podamos asegurar un beneficio mínimo o, lo que es lo mismo, no perdamos jamás nada de capital, ya que esa debe de ser una de las principales filosofías en nuestro plan de trading: jamás arriesgar más de lo necesario.

¿Funcionan las figuras chartistas?

Por otro lado, quiero hacer una mención especial a las figuras chartistas. El chartismo realmente funciona, y de nosotros dependerá sacarle el máximo provecho. No podemos darle una utilidad por sí solo, es necesario que los empleemos en combinación con otros patrones de confirmación para darles una mayor fiabilidad. Si sabemos jugar nuestras cartas correctamente, podremos utilizarlos como una pieza más en nuestro plan de trading y ello no solo nos dará una mayor seguridad para entrar en el mercado, si no que también nos ayudará a obtener mayores beneficios que careciendo de ellos.

 

 

Sin embargo, no todas las figuras chartistas tienen la misma fiabilidad: yo siempre aconsejo utilizar aquellas que se catalogan con fiabilidad alta. Necesitamos tener en cuenta solo  aquellos patrones de confirmación que nos den la mayor seguridad posible acerca del éxito de nuestra operativa. Todo lo que se catalogue como fiabilidad media-baja deberá ser rechazado. Necesitamos operar y, mientras operamos, tener la máxima confianza en nosotros mismos, porque en eso consiste el trading. Algunas de mis figuras chartistas favoritas son el hombro-cabeza-hombro, el doble techo y sus análogos, o los triángulos y canales, que tan buenos resultados dan.

Es muy probable que si os hablo de correlaciones muchos de vosotros ya las hayáis probado alguna vez. Lo cierto es que dan buenos resultados, pero únicamente como un patrón de confirmación más y como mera guía, pero no como un determinante para entrar o no en los mercados. Las correlaciones deben ser tenidas en cuenta desde el punto de vista del largo plazo, una orientación general sobre los movimientos largo placistas del precio. No serán nuestro referente principal para entrar al mercado, solo una guía meramente orientativa.

Si sabemos combinar adecuadamente los principales patrones de confirmación con la máxima fiabilidad, obtendremos un análisis técnico eficiente y eficaz que nos ayudará a realizar una operativa completamente profesional que nos asegure una rentabilidad estable mes a mes. Ni que decir tiene que, si le sumamos una correcta gestión de riesgo, nuestra cuenta aumentará exponencialmente y no la pondremos en riesgo en ningún momento.